Vecinos.

El día en que los vecinos quemaron la casa, corrí tras el gato. Todo pasó demasiado rápido, ignoro cuantos segundos pasaron desde que nos percatamos del olor a quemado seguido de las llamas con hambres que devoraban la casa además de la nube gris gigante escapando.

Yo sostenía a Mimí, nuestra gata pero los ruidos de la casa quemarse y mis nervios la hicieron estar nerviosa por lo que ella obedeció a su instinto de supervivencia, dejándome sola en las escaleras. Ella no salía de casa pero en ese momento salió por una ventana, salí corriendo tras el gato yo sola con unas chanclas.

Por fortuna se escondió en el estacionamiento de autos blindados, había una distancia considerable a la casa en llamas. Después de unos minutos acostada en el asfalto logré tomarle una patita y jalarla hacía mí, me rasguño pero era un daño colateral que estaba dispuesta a tomar.

A la distancia se escucharon los bomberos y la ambulancia, era muy raro saber que éramos el destino y que por primera vez éramos el punto de la desgracia. Mimí en mis brazos seguía nerviosa, podía sentir sus pequeñas garritas penetrando parte de mi pijama y mi piel, caminé con ella de regreso a mi casa en ese punto la mayoría de la calle estaba afuera de sus hogares tratando de recopilar información.

Lo que no puedo negar es que todos sentíamos una mezcla de miedo y curiosidad. Nos emocionaba el morbo de saber que algo tan grave había sucedido pero al mismo tiempo queríamos saber que movida del universo hizo que nos mereciéramos eso. Conforme los sentimientos iban cayendo, me di cuenta de que no sabíamos si los vecinos estaban en casa o no, era muy temprano.

Ahora tenía una angustia sobre saber si ese incendio había matado a alguien, los bomberos se pusieron en acción, prepararon su manguera, salieron sin chistar, analizaban la situación , los paramédicos de la ambulancia estaban preparándose para cualquier situación, cercaron un perímetro para que la gente como nosotros no estorbara.

Parecía que Mimi también seguía atenta con sus ojos dilatados y sus orejas moviéndose de forma constante atrapando todos los sonidos. No sabía cómo iba a reaccionar si en verdad había heridos o muertos, de por si el estómago parecía que se había volteado  y me había dejado un gran vacío.

Empezaban a apaciguar el fuego, que el fuego se vaya siempre es bueno en esta situación pero al mismo tiempo preocupa porque ahora aparece esta preocupación por los restos que haya dejado, no es algo que podamos tomar a la ligera.

[Aprende más de este tema entrando a INVACO || Fuentes: INVACO, Vix  || Vídeo: YouTube]

Algunos bomberos siguieron con sus mangueras  y en eso salieron unos bomberos con dos personas, era difícil ver si ambas podían respirar, rápidamente las llevaron con los paramédicos, les pusieron máscaras de oxígeno y pude ver por un breve momento que todavía había vida en uno de ellos, sin embargo las caras de desesperación y tristeza de la paramédica que atendía indicaban que esa persona ya era un cadáver.

Los bomberos determinaron que había sido un incendio premeditado pero la policía cuando comenzó a hacer la investigación le preguntó a los vecinos de la zona pero ninguno reconocíamos a esas personas.

No sabíamos quiénes eran, ellos no era el matrimonio que recién se había mudado , creíamos saber de nuestros vecinos pero en realidad no sabíamos nada.

Categories: Uncategorized