Una historia de vampiros

Cuando estaba en la preparatoria conocí la saga de vampiros llamada Crepúsculo y he de confesar que me volví amante de la historia hasta que la arruinaron en el segundo libro de cuatro que son. A la edad de 18 años o un poco más, las historias románticas sobrenaturales  son las que lees y compras cada que entras a una librería, no quiero decir que ahora no lea temas románticos o sobrenaturales pero después del fracaso personal de Crepúsculo, comencé a escoger mejor mi lectura.

El primer libro no es tan malo, siempre lo he dicho, a pesar de que no me guste cómo está redactado y descrito, a pesar de que en lugar de salir vampiros salgan hadas que brillan con la luz del sol y a pesar de que los vampiros ya no sean crueles y sean pacíficos relacionándose con los humanos. Un romance entre una humana y un vampiro a la edad escolar se puede definir como algo romántico que a muchas jovencitas nos hubiera gustado vivir: que un muchacho guapísimo que bebe sangre se enamore de ti.

El problema llegó con la salida del segundo libro: Luna Nueva, donde ese romance deja de ser bonito para convertirse en posesivo bajo el pensamiento de “no puedo vivir sin ti”. La protagonista pone en peligro su vida para poder sentirse  cerca de su amado, comienza a salir con el hombre lobo para probar si se olvidaba del vampiro…en fin, algo que había comenzado como tierno cayó en la ridiculez posesiva del amor.

El tercer libro, en mi opinión, es el que levantó la saga después de Luna Nueva ya que existe romance y guerra,  tensión y momentos alegres.  A pesar de que la protagonista nunca fue de mi total agrado, en este libro se puede ver más adulta y centrada ya que la persigue una vampiresa asesina que desea su sangre. Por eso es que el libro es bueno.

Pero el libro que destruyó todo fue el cuarto: Amanecer. Una pelea de vampiros sangrientos y violentos que nunca sucedió, una protagonista convertida en vampiro y embarazada, una niña mitad y mitad, un hombre lobo que se enamora de ella, una protagonista con un poder envidiable. No sé lo que la autora intentó hacer con esta historia pero estoy segura de que muchos de nosotros cerramos Amanecer, metimos los libros en una caja y los mandamos por Volaris a una isla desierta para no volver a leerlos jamás.

Puedo rescatar un pequeño libro que casi nadie conoce de la saga: La segunda vida de Bree Tanner. En este  libro relatan la vida de una joven vampiro llamada Bree, la forma en que se convirtió y se enamoró de un joven mientras vivían en el exilio. A mi parecer es el mejor porque relatan la crueldad de los vampiros antes de la batalla que se desarrolla en el libro tres.

Por otro lado me hubiera gustado leer Sol de Medianoche, donde la historia del primer libro se narraba a través de los ojos de él. Hubiera sido interesante conocer las reacciones del vampiro, pero este libro nunca salió de manera oficial. Lo que sí salió fue la historia titulada  Life and Death: Twilight Reimagined  en  honor al décimo aniversario de Crepúsculo. En esta historia ella es la vampiresa y él es humano.

Categories: Uncategorized