Tratamiento de úlceras por presión

Si ya tienes unas úlceras por presión, debe ser evaluada por un profesional de la salud calificado.

Es posible que deseen tomar un trazado o una fotografía de la úlcera. Esto se puede usar para controlar tu respuesta al tratamiento.

Debes poder determinar qué grado de úlcera por presión tienes, buscar cualquier signo de infección y tratar de determinar qué causó la úlcera.

Para que una úlcera por presión se cure, debes cambiar tu posición tanto como sea posible: tomar diferentes posturas cada tanto por ejemplo.

El uso de colchones y cojines que alivien la presión también ayudan a reducir las molestias y a que este problema se incremente.

El movimiento y los accesorios ayudan a aliviar la presión sobre la úlcera.

Las recomendaciones actuales son que alguien con una úlcera por presión debe usar un colchón de espuma de alta especificación.

Se debe usar una espuma de alta especificación o un cojín redistribuidor de presión equivalente si usas una silla de ruedas o te sientas durante períodos prolongados.

A menudo se necesitan otros tratamientos para las úlceras por presión. Estos pueden incluir:

  • Alivio del dolor Una úlcera por presión puede ser dolorosa. Los analgésicos simples como el paracetamol pueden ser útiles. A veces se necesitan analgésicos más fuertes.
  • Un cambio en tu dieta: Una dieta deficiente puede retardar la curación de una úlcera por presión.
  • Apósitos: se pueden usar varios apósitos diferentes, incluidos apósitos a base de gel y espuma.
  • Antibióticos: estos pueden ser necesarios si hay signos de infección.
  • Cirugía: a veces se necesita cirugía para eliminar la piel dañada o muerta. El término médico que se usa para este tipo de cirugía es ‘desbridamiento’. A veces, la cirugía plástica se puede utilizar para cerrar una úlcera por presión que no se está curando. Los injertos de piel pueden ser necesarios.

¿Hay alguna complicación de las úlceras por presión?

Una úlcera por presión puede infectarse.

Aprende más sobre estos temas aquí Degasa

En raras ocasiones, esta infección puede diseminarse a hasta llegar al torrente sanguineo causando “envenenamiento de la sangre” o sepsis, o puede extenderse a los huesos debajo de la presión causando osteomielitis.

En casos severos, una úlcera por presión puede causar daño permanente o pérdida de músculo o hueso debajo de la zona afectada de la piel.

Es más probable que alguien que ha tenido una úlcera por presión desarrolle una llaga por presión en el futuro.

Bajo este panorama, es vital atender a la persona que se encuentre bajo condiciones de inmovilidad para evitar este doloroso panorama.

De hecho puede ser un tanto complejo, si la persona se encuentra en el hogar, será necesario aprender las técnicas para saber mover a la persona sin lastimarse ni lastimarla.

Al hablar de adultos que no se pueden mover o con una movilidad mínima, el peso es mayúsculo.

Otro recurso que se tiene, es contratar los servicios de una enfermera calificada que vaya a casa y realice estas tareas.

Si la persona se encuentra en el hospital, este cuidado es parte del protocolo hospitalario. Solo hay que estar pendientes del proceso y de la buena atención.

FUENTES: Degasa, YouTube, Selecciones 

 

Categories: Uncategorized