Pueblo feliz, pueblo exitoso

No Comments

La semana pasada vino un amigo mío de viaje de negocios y se quedó en uno de los nuevos hoteles en Naucalpan, cuya popularidad, debido a sus excelentes instalaciones y servicios, ha crecido enormemente y con buena razón.

Mi amigo no conocía nada de la Ciudad de México y Cancún era el único lugar que había visitado en dos ocasiones, un lugar que como toda persona que le visita, lo enamoró eternamente, creándole deseos interminables de regresar.

Mi amigo es una de esas pocas personas con un corazón verdaderamente noble, algo que a veces es contraproducente, porque sucede que algunas veces a mi amigo le afligen muchos de los sufrimientos de los demás.

A su vez, mi amigo es una persona tan observadora como el buen Sherlock Holmes, con la única diferencia de que él no es de naturaleza fría ni calculadora, algo que crea un conflicto interno a través de sus observaciones.

Al llegar a nuestra ciudad y al viajar constantemente de un lado a otro, a modo de ver a las personas que tiene que ver, se dio cuenta de algunas cosas de las que todos los mexicanos sabemos, pero que la mayoría ignoramos.

Esto es, por supuesto, la tremenda desigualdad que aquí se vive, los altos niveles de pobreza, la delgada clase media y lo insultante que son los salarios mínimos para la población mexicana, que pelea día a día por la supervivencia, en un país que parece  querer hundirles en extinción.

Mi amigo me comentó todo esto en tan solo unos días de observación en pequeños tiempos libres.

diversidadDespués de varias conversaciones sobre este asunto, mi amigo me preguntó con una honesta curiosidad sobre cómo es que yo pienso que la situación en este país pueda solucionarse, algo que todos los mexicanos deberíamos de preguntarnos todos los días, si es que queremos llegar a algún lugar como sociedad.

Todos tenemos la libertad de expresar las soluciones que en nuestro punto de vista son las mejores para la resolución de los problemas en nuestro país, con esto me refiero a que entre más opiniones existan, es mejor para nuestro país, debido a que el hecho de que existan muchas opiniones significa que muchos mexicanos están utilizando sus poderes intelectuales para solucionar nuestra crisis.

A mi humilde punto de vista, lo primero que tiene que cambiar en este país son las condiciones de trabajo, ya que México es el país en el mundo donde más se trabaja  y una de las naciones con salario mínimo más bajo.

Esto significa que si las horas de trabajo no cambian, el salario mínimo debe de incrementar significativamente para que este alcance a las familias fácilmente para la canasta básica y la cobertura de sus necesidades primordiales, esto aunque el nivel de vida de los grandes empresarios tenga que bajar substancialmente.

Como mexicanos debemos de trabajar fuertemente por el bien colectivo, ya que un pueblo feliz es un pueblo exitoso.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *