Las últimas semanas de la espera al gran día del nacimiento de tu bebé

En tu semana 39 tu bebé ya está completamente formado y todos sus órganos están listos para funcionar correctamente fuera tu cuerpo.

Sin embargo, recuerda que la fecha probable es eso, solo aproximada: solo el 4% de los niños nacen en el día establecido por el médico. Así que no te asustes si no estás en labor de parto.

Este es un buen momento para revisar tu maleta y la de tu bebé para cuando llegue el momento.

Contar con las cosas indispensables para tu bebé como: 3 cambios de ropa para recién nacidos, pañales, crema para bebé, un peine, cobijas, toallitas… principalmente.

Algunos hospitales te darán una lista de lo necesario que deberás llevar, solo ten su maleta prevenida y lo mismo pasará con tu maleta.

No olvides tu estuche de belleza, sin importar todo lo que vivirás en el parto… cuando salgas date la bienvenida a tu nueva vida.

REFERENCIAS: YouTube || Soy Towi || Wikipedia

También serán los últimos días en los que puedas leer un libro o simplemente dormir bien. Usa este tiempo solo para ti.

Puedes ir a un salón de belleza, peluquería o darte un masaje.

Recuerda que si tu médico no dijo lo contrario, no tienes que optar por tener relaciones sexuales.

La oxitocina liberada durante el acto sexual acelera naturalmente el parto y alivia el dolor.

Aprovecha esto siempre que tu y tu pareja estén dispuestos y tengan tiempo para ello. Más tarde puede ser difícil.

Llegando la semana 40, tu bebé está listo para salir. La mayoría de los bebés se encuentran en la posición correcta, cabeza abajo, durante mucho tiempo, sin embargo, sucede que los bebés se dan la vuelta en el último momento.

Si tu bebé todavía está en posición invertida, el médico puede decidir realizar una cesárea.

¿Te estás preguntando si es hora?

Entra a Soy Towi

Resultado de imagen para bebé

La señal obvia de que el parto comienza es cuando se rompe la fuente, pero sucede que la primera etapa del parto es completamente imperceptible y el amnio se abre en la sala de parto.

Recuerda que no es una buena idea ir al hospital demasiado pronto. La primera etapa del parto puede durar varias horas.

Si tus dolores se vuelven más y más fuertes y vienen regularmente cada 10 minutos, entonces sí será hora de ir al hospital.

Obviamente, hay que tener en cuenta el tiempo empleado para llegar ahí (atascos, desvíos, reconstrucciones de carreteras).

En la sala de parto, un médico te examinará para verificar la dilatación cervical y una partera te revisará la presión arterial, te colocará un venflón (por si acaso, este es un procedimiento de rutina) y te conectará el abdomen con un cardiotocógrafo.

Desde ese momento estarás bajo la atención constante de la partera y el médico.

No se puede negar que el trabajo de parto es un gran esfuerzo físico, sino también una experiencia única para la madre.

La naturaleza lo creó de la forma en que ésta experiencia pronto se desvanecerá y te sorprenderás de lo rápido que te olvidarás del dolor y las dificultades del parto.

Imagen relacionada

¡Bienvenido al otro lado del vientre, bebé!

Categories: Uncategorized