Las experiencias de otra persona ayudan a darte una idea de cómo es la vida universitaria

A veces pedir consejo ayuda mucho cuando algo no te queda claro, tienes dudas de lo que significa un concepto o quieres conocer una situación en especial.

Ante un consejo solicitado, es mucho más fácil guiarte para hablar sobre tus experiencias, la base de un consejo no son más que eso ya que cada uno vive las cosas de forma diferente y somos a su vez, diferentes entre sí.

Así que ahora que mi sobrino se encuentra tomando su Curso UNAM para ingresar a esta Máxima Casa de Estudios, le han surgido muchas preguntas sobre cómo es la vida universitaria.

Recuerdo que mi primer acercamiento fue a través de las películas. Sí, en mi caso nadie cercano había estudiado una carrera universitaria y, de hecho, ni la prepa tenían.

Mi padre era empleado y mi madre ama de casa, después pusieron su negocio y mi mamá se volvió una fiera para las ventas.

Mi padre estudió una carrera técnica sobre el uso del torno y bueno, la experiencia de la escuela era hasta donde él llegó.

Afortunadamente conocí que había más allá de la secundaria gracias a mis vecinos y compañeros de juegos que, al ser más grande que nosotros fue que conocí que existía la UNAM visita UNITIPS

Cuando después ví las películas… sencillamente me enamoré de la idea de estar en sus pasillos.

En sí fue un enamoramiento. Ya en la realidad fue una relación intensa… jaja, tal como sería con una pareja.

En fin, a lo que quiero llegar es que, a veces las experiencias de otros te pueden dar ciertas pautas.

Te ayudan a descifrar lo que existe y mejor aún, te abren los ojos para que tu mismo explores y generes tus propias experiencias.

Por ejemplo, lo que le compartí a mi sobrino es que en la UNAM un profesor tiene lo que se llama libre cátedra.

Si bien siguen un plan de estudios y cada materia tiene un temario a cubrir, cada profesor puede dar su clase como quiera y calificar como mejor lo considere.

¿Te imaginas llegando a un profesor presentarse, hablarte de mil y unas cosas (sin escribir nada en el pizarrón) y decirte que en la siguiente clase habrá examen de lo que dijo en ese primer encuentro?

Ok! quien llegó a clases y tomo nota, tenía oportunidad. Aquellos que tenían buena memoria, algo pescaron pero… ¿y el resto?

Resultado de imagen para unam

Y quiero subrayar dos cosas: fue una clase de 2 horas que además de interesante fue intensa… así de diferente puede ser una clase en la UNAM.

Esta fue mi primer experiencia de altura universitaria. Mi conclusión… asistir a las clases.

De hecho hasta la fecha no entiendo a los estudiantes que afirman que les fue bien sin asistir a clase.

Muchos profesores, como el que me tocó, solo dirán ciertas cosas en clase. Otros solo presentan algo del material en clase. Si no asistes a clase, simplemente no obtendrás ese material.

Tampoco podrás hacer preguntas de seguimiento inmediatas.

También descubrí que hablar con el profesor después de la clase era una forma eficiente de resolver esas dudas que llegas a tener cuando empiezas hacer tu parte: estudiar sobre tu clase.

Y algo que tampoco puedo entender es que… si cuesta tanto trabajo conseguir un lugar en la UNAM ¿por qué no aprovecharlo?

En fin, tengo muchas otras anécdotas y experiencias, unas gratas otras no tanto que poco a poco las iré compartiendo con este sobrino mío y que ojalá llegue a escribir su ruta en la UNAM.

REFERENCIAS: YouTube || UNAM || UNITIPS

Categories: Uncategorized