La amenaza

No Comments

El día de hoy fuimos a una presentación de un nuevo crédito automotriz de la empresa de unos socios, cuyos servicios en este plano muy probablemente contratemos en masa para aumentar nuestra flota de mensajería, que opera hoy en día en mas de seis países, por lo que naturalmente con el incremento de la demanda nos es necesario incrementar nuestros sistemas logísticos para asegurar la satisfacción del cliente.

Al estar en aquella prestación, escuché de un amigo mío norteamericano hablar acerca del avión nuclear chino que voló el día de ayer por las islas del Mar de China y por el sureste asiático, dando un mensaje claro a la administración del nuevo presidente electo, Donald Trump.

La aeronave es de tipo H-6K Xian, una aeronave diseñada para participar en ataques  de tipo nuclear a larga distancia, lo que significa que puede llevar medidas apocalípticas a lugares lejanos del mundo y acabar con naciones enteras en el peor de los casos, sin embargo, el mensaje de Beijín fue interpretado por muchos como una amenaza directa a los portaaviones norteamericanos en la región.

Esta demostración de fuerza demoledora se debe, por supuesto, al ridículo motivo de la llamada que contestó a la líder de Taiwán con el motivo de felicitar a Donald Trump por su victoria en las elecciones presidenciales, algo que al futuro mandatario norteamericano se le hizo cortés hacer, aunque se rompiera la tradición del favor chino.

Si me pareció una exageración política el drama del partido comunista chino ante el tema de la llamada telefónica entre Taiwán y Washington, lo es más esta demostración de fuerza nuclear china, particularmente si ésta estaba dirigida a los portaaviones norteamericanos, ya que no se necesitan bombas nucleares para hundirles.

imagenLa razón por la cual China es tan insistente con amenazar la presencia de los portaaviones norteamericanos se debe a que las fuerzas armadas del dragón rojo son de la opinión de que los americanos son demasiado dependientes de sus portaaviones para poder operar militarmente en el Mar de China.

No obstante, los chinos deberían de saber que la armada norteamericana podría operar desde Hawai o inclusive desde las islas Midway con submarinos de propulsión nuclear, de donde se podrían lanzar misiles de todo tipo, incluyendo nucleares, hacia cualquier blanco en la región del sureste asiático, inclusive a la misma China, sin necesidad de perder ni un solo hombre.

Esto es algo que estoy seguro que las autoridades militares chinas tienen perfectamente bien contemplado, tan es así que el gobierno de aquel país ha invertido fuertemente desde el año 2000 en poderosas flotas de submarinos nucleares, precisamente para contrarrestar esta capacidad absoluta de los Norteamericanos.

Por esta razón, me parece que las señales de Beijín son inadecuadas o intentan atraer la atención norteamericana ante un lugar equivocado para después, cuando verdaderamente venga la tormenta, China pueda atacar los blancos más peligrosos, que son los submarinos, sin que estén adecuadamente protegidos.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *