El dólar

No Comments

La semana pasada, finalmente firmamos un contrato con oficinas en renta Polanco, para rentar todo un edificio de oficinas en esa zona, debido a que nuestra empresa ha crecido mucho más de lo que pensábamos, algo que nos es muy grato. Sin embargo, todo tiene un precio y todo lo positivo tiene algo negativo, de la misma manera que todo lo negativo tiene algo positivo.

Al finalizar con todas las formalidades y establecer el precio estándar, fui a cambiar unos dólares para pagar un anticipo y por algún u otro error, me quedó algo de cambio en dólares, por lo que tomé un billete de un dólar y analicé su contenido y sus símbolos, los cuales ya había visto, pero nunca los había registrado en mi mente de una manera seria.

Sucede mucho que vemos las cosas sin observar, algo que es un grave error, ya que en muchos casos ajenos a éste, tales detalles pueden ser algo de vida o muerte o algo que simplemente determine del éxito o el fracaso, por lo que siempre es bueno fijarse bien en las cosas.

Los billetes de las naciones, en su mayoría, son mapas históricos y archivos del tiempo, ya que los símbolos que ahí se encuentran son nada más y nada menos que el signo de identidad de un país.

Sin embargo, sucede también que hay cosas ocultas en la identidad nacional, cosas que revelan fuentes de poder, donde se encuentran las verdaderas riendas de quienes se encuentran detrás del sistema en control de todo.

En un dólar podemos ver un slogan que lee “In God we trust”, una frase que muchos norteamericanos inclusive piensan que ha sido algo que lleva escrito desde el comienzo del país, elaborado por los padres fundadores; sin embargo, aquella frase es una que fue escrita en los años posteriores al término de la Segunda Guerra Mundial.

Esta frase se escribió en los billetes norteamericanos para exaltar el sentimiento anti comunista que se tenía que vivir en los Estados Unidos, para contagiar a su población de una religiosidad que pudiera infiltrar una fobia anti-socialista.

Esto es debido enteramente a que en el comunismo todo tipo de religión estaba prohibida, ya que según el comunismo de Lenin, todas las religiones son fuentes prácticas para el manejo y manipulación de las masas, además de ser una fuente directa de ignorancia que paraliza la productividad de las masas.

Sin embargo, Vladimir Vladimirovich Lenin formó un culto al comunismo tan fuerte como una religión o aún más intenso, ya que el Soviet Supremo mandó a construir desde sus inicios templos parecidos a iglesias donde se iba a adorar a las doctrinas comunistas, donde un camarada político, generalmente enviado por la Stavka,  reforzaba los valores comunistas, anti capitalistas y anti religiosos. Sin embargo, millones de personas mantuvieron su religión en secreto.

Es por esta razón que el dólar tiene en realidad dicho slogan.

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *