La industria del acero… un gran negocio desde sus inicios

La industria del acero ha crecido desde la antigüedad, cuando algunos hombres pueden haber operado, periódicamente un pequeño horno que produce 10 kilogramos, hasta las modernas instalaciones integradas de hierro y acero, con una producción anual de acero de aproximadamente 1 millón de toneladas.

Fuente: acerosvimar.com

¡¡¡¿1 millón de toneladas?!!! ¿Es mucho, es poco?

Bueno, pues la empresa siderúrgica comercial más grande que es Nippon Steel en Japón fue responsable de producir 26 millones de toneladas en 1987 y otras 11 compañías generalmente distribuidas en todo el mundo tuvieron salidas de más de 10 millones de toneladas.

Otro dato interesante es que alrededor de 1.7 millones de personas fueron empleadas en 1987 en la producción de 430 millones de toneladas de acero.

Eso es equivalente a alrededor de 250 toneladas de acero por persona empleada por año, un uso notablemente eficiente del esfuerzo humano.

Y bueno, este impresionante número tuvo sus propios principios.

Resultado de imagen para Nippon Steel

La producción de hierro comenzó en Anatolia alrededor del año 2000 a. C., y ya para el año 1000 a. C. la Edad del Hierro estaba bien establecida.

La tecnología de fabricación de hierro se extendió ampliamente alcanzando los límites occidentales de Europa en el año 500 a. C. llegando a China por ahí de 400 a. C.

Los minerales de hierro estaban ampliamente distribuidos y la otra materia prima, el carbón, estaba fácilmente disponible.

El hierro se producía en hornos pequeños como grumos sólidos, llamados flores, y luego se forjaban en barras de hierro forjado, un material maleable que contenía trozos de escoria y carbón.

El contenido de carbono de los primeros hierros varió de muy bajo (0.07 por ciento) a alto (0.8 por ciento), este último constituyendo un acero genuino.

Cuando el contenido de carbono del acero es superior al 0.3 por ciento, el material se volverá muy duro y quebradizo si se enfría en agua desde una temperatura de aproximadamente 850 ° a 900 ° C.

La fragilidad se puede disminuir recalentando el acero dentro del rango de 350 ° a 500 ° C en un proceso conocido como templado.

Este tipo de tratamiento térmico era conocido por los egipcios en 900 aC, como puede juzgarse por la microestructura de los artefactos de su época y formó la base de una industria del acero para producir un material ideal para la fabricación de espadas y cuchillos.

Los chinos hicieron una rápida transición de la producción de hierro bajo en carbono a hierro fundido alto en carbono y hay evidencia de que podrían producir acero tratado con calor durante la dinastía Han temprana.

Los japoneses adquirieron el arte de la metalurgia de los chinos, pero hay poca evidencia de una industria del acero específicamente japonesa hasta una fecha mucho más tardía.

Como vemos, en un principio, el hierro fue altamente utilizado para crear espadas y todo tipo de artefacto bélico, algunas que otras puertas pero no se llegaba en esa época a considerar aún el acero como parte de una edificación.

Tuvo que pasar una buena cantidad de años, para ser más exactos, hasta el siglo XVIII cuando el hierro fundido se volvió más barato.

Resultado de imagen para acero de japon

Llegó entonces la Revolución Industrial la cual condujo a una mayor demanda de hierro forjado y es aquí donde fue ampliamente utilizado como material de ingeniería y se considerara el acero como un acero estructural.

Sí, así las cosas con el acero y su evolución que, desde que apareciera ha sido un gran negocio “in crescendo”.

Categories: Uncategorized