Pay de Mango

Uno de los postres preferidos de mis hijos (y de nosotros también) son los hotcakes, desde su forma más sencilla hasta los elaborados hechos con arándanos, o avena o todo lo integral que me topo en la alacena.

Siempre un desayuno dominguero es muy bien recibido con unos hotcakes acompañados de un poco de fruta de temporada.

Y hablando de temporada, resulta que en México ya estamos en temporada de mago, una de mis frutas preferidas y por lo tanto de las más esperadas de mi parte.

Con esta fruta me doy vuelo en la cocina sin mencionar que me los como así tan sencillo como pelar y disfrutar.

Sin embargo, en el mundo de la repostería puedes hacer unos postres maravillosos sin tener que esperar la temporada de mango debido a que existen los clásicos mangos enlatados.

Sé muy bien que podemos hacer nuestros propios almíbares, así que si quieres aprovechar la temporada de mango y hacer tu propia versión de magos en almíbar… mucho mejor.

Video: YouTube 

En Kiwilimon existen varias recetas para hacerlo y después de hacer mi propio almíbar pasaremos ahora hacer el tan solicitado y gustado pay de mango.

Así que te comparto mi receta preferida para hacer este glamoroso pay que puedes presumirlo con tus amigas o llevarlo como un obsequio en una visita especial.

Ingredientes:

  • 1 lata de mangos enlatados en almíbar espeso (o su equivalente si los haces por tu cuenta)
  • ½ taza de jarabe espeso (el mismo jarabe de los mangos)
  • 1 lata de leche condensada dulce
  • 400g de obleas de vainilla (galletas)
  • ¾ barra de mantequilla derretida
  • 3 huevos

Direcciones:

Precalentar el horno a 390F

Moler o aplastar finamente las galletas (la licuadora funciona bien). Viértelos en un tazón.

Derrite la mantequilla y viértela sobre las galletas trituradas y revuelve para hacer una bola (tipo masa).

Transfiere a un molde de pastel o un molde de primavera previamente untado o rociado para evitar que se pegue la corteza y presione la mezcla de galletas hacia abajo.

Toma una de las latas y corta los mangos finamente. Colócalos encima de la masa de galletas, asegurándote de cubrir la superficie.

Nota: no los arroje al azar, intenta asegurarte de que estén derechos y no se superpongan para que la tarta quede bien al cortar.

Para más recetas no dudes en visitar KiwiLimón 

En la licuadora mezcle todos los ingredientes restantes: leche condensada dulce, huevos, rodajas de mango escurridas y jarabe espeso.

Vierta la mezcla lechosa en la corteza con los mangos en rodajas.

Hornea a 390°F durante 15 minutos, luego baja el fuego y hornea por otros 45 minutos a 300°F.

Retira del horno y deja enfriar por completo.

 

Una vez frío, colócalo en el refrigerador por al menos 3 horas antes de servirlo para que se enfríe completamente, esto le dará un mejor sabor y asegúrate de tener suficiente tiempo antes de servirlo.

Lo ideal es preparar este pay un día anterior para que lo puedas disfrutar mucho mejor.

Puedes cubrirlo con crema batida o simplemente servirlo así tal cual… lo cual es delicioso sin más azúcar.

Información: El Universal y KiwiLimón

Categories: Uncategorized

Vecinos.

El día en que los vecinos quemaron la casa, corrí tras el gato. Todo pasó demasiado rápido, ignoro cuantos segundos pasaron desde que nos percatamos del olor a quemado seguido de las llamas con hambres que devoraban la casa además de la nube gris gigante escapando.

Yo sostenía a Mimí, nuestra gata pero los ruidos de la casa quemarse y mis nervios la hicieron estar nerviosa por lo que ella obedeció a su instinto de supervivencia, dejándome sola en las escaleras. Ella no salía de casa pero en ese momento salió por una ventana, salí corriendo tras el gato yo sola con unas chanclas.

Por fortuna se escondió en el estacionamiento de autos blindados, había una distancia considerable a la casa en llamas. Después de unos minutos acostada en el asfalto logré tomarle una patita y jalarla hacía mí, me rasguño pero era un daño colateral que estaba dispuesta a tomar.

A la distancia se escucharon los bomberos y la ambulancia, era muy raro saber que éramos el destino y que por primera vez éramos el punto de la desgracia. Mimí en mis brazos seguía nerviosa, podía sentir sus pequeñas garritas penetrando parte de mi pijama y mi piel, caminé con ella de regreso a mi casa en ese punto la mayoría de la calle estaba afuera de sus hogares tratando de recopilar información.

Lo que no puedo negar es que todos sentíamos una mezcla de miedo y curiosidad. Nos emocionaba el morbo de saber que algo tan grave había sucedido pero al mismo tiempo queríamos saber que movida del universo hizo que nos mereciéramos eso. Conforme los sentimientos iban cayendo, me di cuenta de que no sabíamos si los vecinos estaban en casa o no, era muy temprano.

Ahora tenía una angustia sobre saber si ese incendio había matado a alguien, los bomberos se pusieron en acción, prepararon su manguera, salieron sin chistar, analizaban la situación , los paramédicos de la ambulancia estaban preparándose para cualquier situación, cercaron un perímetro para que la gente como nosotros no estorbara.

Parecía que Mimi también seguía atenta con sus ojos dilatados y sus orejas moviéndose de forma constante atrapando todos los sonidos. No sabía cómo iba a reaccionar si en verdad había heridos o muertos, de por si el estómago parecía que se había volteado  y me había dejado un gran vacío.

Empezaban a apaciguar el fuego, que el fuego se vaya siempre es bueno en esta situación pero al mismo tiempo preocupa porque ahora aparece esta preocupación por los restos que haya dejado, no es algo que podamos tomar a la ligera.

[Aprende más de este tema entrando a INVACO || Fuentes: INVACO, Vix  || Vídeo: YouTube]

Algunos bomberos siguieron con sus mangueras  y en eso salieron unos bomberos con dos personas, era difícil ver si ambas podían respirar, rápidamente las llevaron con los paramédicos, les pusieron máscaras de oxígeno y pude ver por un breve momento que todavía había vida en uno de ellos, sin embargo las caras de desesperación y tristeza de la paramédica que atendía indicaban que esa persona ya era un cadáver.

Los bomberos determinaron que había sido un incendio premeditado pero la policía cuando comenzó a hacer la investigación le preguntó a los vecinos de la zona pero ninguno reconocíamos a esas personas.

No sabíamos quiénes eran, ellos no era el matrimonio que recién se había mudado , creíamos saber de nuestros vecinos pero en realidad no sabíamos nada.

Categories: Uncategorized

El día prestado.

Era un departamento amplio, aunque un cuarto pequeño,  tenía un pequeño ventanal con unas macetas de plantas como sábila y ficus, había una televisión algo vieja y la cama parecía un bote de salvación porque todo alrededor era tapete con ropa sucia que se camuflajeaba.

En la cama estaba Caos y Lucas. Caos, una chica de 25 años, pálida color gris y con cabello morado largo, el maquillaje de sus ojos se había corrido pero había sido una larga noche y eso le tenía con cuidado a tal grado que se rascó el ojo.

A lado de ella estaba Lucas, un chico de 23 años, aún más pálido que Caos, tenía cabello rizado corto y estaba acostado en la cama en sus boxers, las sábanas se habían caído pero se confundían con el piso lleno de cosas como folletos que recogía en la calle como de cocina o capacitación de directivos México .

Lucas estaba adormilado y Caos se sentó en la cama, se puso las chanclas y fue al baño, cuando regresó se volvió a acostar y posó su cabeza en el pecho de Lucas, el reaccionó con un sonido de que estaba despertando.

Caos le dio un beso en los labios y le dedicó unos segundos para contemplarlo. Lucas todavía estaba confundido y no le pareció extraño ese gesto de ella. Lucas se limitó a darle un beso en la mejilla.

  • Hoy es la fiesta de Yu ¿verdad? –Dijo entresueño Lucas mientras se hacía bolita en la cama nuevamente.
  • Sí, deberíamos de ir
  • Qué raro, tengo la impresión de que no te gustaban las fiestas.
  • No me gustan pero Yu me cae bien.

Algo en lo que dijo Lucas le hizo palpitar una vena cerca del corazón pero no interpretó así el pequeño dolor, simplemente lo ignoró. El departamento era de Lucas pero Caos guardaba una muda de ropa ahí así que en el mar de ropa logró llegar al cajón donde lo tenía.

Un pantalón de mezclilla negro, una playera holgada, su brassiere morado, botas metaleras, a veces sentía que era un cliché pero le importaba un pepino, estaba muy contenta con su look, cepilló su cabello morado y se hizo una coleta. Lucas mientras tanto apenas estaba dejando la cama.

A Caos le gustaba mucho el café, le agradaba más el olor que el sabor pero lo disfrutaba había algo que hacía la cafeína en su cuerpo que la hacía sentir revitalizada, preparó con la vieja cafetera, después de media hora entró Lucas en la cocina, literal se había puesto lo que estaba en el suelo, era obvio que todavía no despertaba.

[ Vídeo: YouTube || Información: WOBICNN Español ]

Ambos se sentaron y comieron lo que había en el refrigerador mientras que Caos tenía su segunda taza del día, sin embargo aunque todo era muy real se preguntaba si no era algún sueño, algo no estaba bien, podía sentirlo pero seguía sin distinguir que era. Lucas en ese estado no iba a percibir nada y tampoco estaba segura si quería que él lo hiciera.

Aparentemente era un día normal.

Categories: Uncategorized