Aprender del error

Desde hace tres siglos, el aprender inglés ha sido, más que un tema de gustos, una necesidad, a tal grado que los sistemas de comunicaciones desde los años de la Primera Guerra Mundial son operados y dominados por la lengua inglesa, siendo esto una de las pocas cosas que no han cambiado desde los años de la gran guerra.

La Primera Guerra Mundial fue un fenómeno que causó una irreversible cicatriz en el mundo y fue, junto con la Segunda Guerra, el conflicto más severo en toda la humanidad, dejando a 40 millones de muertos detrás.

Los libros de historia nos hablan sobre estos dos conflictos titánicos como dos conflictos separados; sin embargo, desde mi punto de vista, no son la Primera y Segunda Guerra Mundial, sino la Gran Guerra Mundial; un gran conflicto hecho de dos partes, como dos montañas que nacieron de la misma tierra.

A su vez, si es que se quiere entender la Segunda Guerra Mundial en cualquiera de sus facetas, desde los aspectos tácticos hasta los políticos, es necesario entender la Primera Guerra en su totalidad.

guerra2

Esto no es un concepto moderno, sino uno que tenía aplicabilidad en aquellos años cuando se firmó el Tratado de Versalles, ya que el estudio y la reflexión profunda de aquel conflicto debió de haber sido algo que los poderes Aliados debieron de haber hecho; sin embargo, lo ignoraron por completo e intentaron crear un sistema social, político y económico que haría todo para olvidar la Gran Guerra, un error que costaría 60 millones de vidas tan solo 2 décadas después.

En contraste, los alemanes siempre tuvieron muy presente el hecho, tras firmar en Versalles, que un nuevo conflicto sería inminente en el futuro, por lo que el estudio del previo conflicto y el desarrollo de nuevas tácticas serían clave para poder acertar en la nueva confrontación.

Para llegar a este punto por el camino adecuado, lo primero que tuvieron que hacer los oficiales alemanes era el ubicar el punto donde fallaron en primer lugar, una respuesta que no tardó mucho en salir a la luz, además de ser una obvia en cierto punto.

Fue algo muy extraño que al transcurrir victoria tras victoria por parte de los alemanes en los primeros tres años de la guerra, habiendo varios momentos en los cuales la mayoría de los jefes de guerra en ambos lados estaban prácticamente seguros que la contienda terminaría pronto y del lado alemán.

Sin embargo, a principios de 1917 el esfuerzo y avance alemán se atoró y pronto después se rindieron.

guerra3

Esto fue debido a que los alemanes insistían en combatir a los aliados con exactamente las mismas tácticas con los que ellos peleaban (con pequeñas excepciones), algo que nunca pudo haber funcionado a largo mediano o largo plazo, ya que la población alemana, a diferencia de los aliados, quienes poseían enormes colonias, y quienes su último contraataque consintió en una ofensiva táctica completamente distinta, al combinar infantería y carros blindados combinados con apoyo artillero con los primitivos bombardeos aéreos.

No obstante, como ya hemos mencionado, los Aliados se durmieron, mientras que los alemanes tomaron nota para después ejecutar.

Debieron de haber escuchado al general Foch cuando, tras firmar la paz con Alemania  en 1919, dijo “Esto no es una paz, sino un armisticio que durará 20 años”.

Categories: Uncategorized

El dólar

No Comments

La semana pasada, finalmente firmamos un contrato con oficinas en renta Polanco, para rentar todo un edificio de oficinas en esa zona, debido a que nuestra empresa ha crecido mucho más de lo que pensábamos, algo que nos es muy grato. Sin embargo, todo tiene un precio y todo lo positivo tiene algo negativo, de la misma manera que todo lo negativo tiene algo positivo.

Al finalizar con todas las formalidades y establecer el precio estándar, fui a cambiar unos dólares para pagar un anticipo y por algún u otro error, me quedó algo de cambio en dólares, por lo que tomé un billete de un dólar y analicé su contenido y sus símbolos, los cuales ya había visto, pero nunca los había registrado en mi mente de una manera seria.

Sucede mucho que vemos las cosas sin observar, algo que es un grave error, ya que en muchos casos ajenos a éste, tales detalles pueden ser algo de vida o muerte o algo que simplemente determine del éxito o el fracaso, por lo que siempre es bueno fijarse bien en las cosas.

Los billetes de las naciones, en su mayoría, son mapas históricos y archivos del tiempo, ya que los símbolos que ahí se encuentran son nada más y nada menos que el signo de identidad de un país.

Sin embargo, sucede también que hay cosas ocultas en la identidad nacional, cosas que revelan fuentes de poder, donde se encuentran las verdaderas riendas de quienes se encuentran detrás del sistema en control de todo.

En un dólar podemos ver un slogan que lee “In God we trust”, una frase que muchos norteamericanos inclusive piensan que ha sido algo que lleva escrito desde el comienzo del país, elaborado por los padres fundadores; sin embargo, aquella frase es una que fue escrita en los años posteriores al término de la Segunda Guerra Mundial.

Esta frase se escribió en los billetes norteamericanos para exaltar el sentimiento anti comunista que se tenía que vivir en los Estados Unidos, para contagiar a su población de una religiosidad que pudiera infiltrar una fobia anti-socialista.

Esto es debido enteramente a que en el comunismo todo tipo de religión estaba prohibida, ya que según el comunismo de Lenin, todas las religiones son fuentes prácticas para el manejo y manipulación de las masas, además de ser una fuente directa de ignorancia que paraliza la productividad de las masas.

Sin embargo, Vladimir Vladimirovich Lenin formó un culto al comunismo tan fuerte como una religión o aún más intenso, ya que el Soviet Supremo mandó a construir desde sus inicios templos parecidos a iglesias donde se iba a adorar a las doctrinas comunistas, donde un camarada político, generalmente enviado por la Stavka,  reforzaba los valores comunistas, anti capitalistas y anti religiosos. Sin embargo, millones de personas mantuvieron su religión en secreto.

Es por esta razón que el dólar tiene en realidad dicho slogan.

Categories: Uncategorized